viernes, julio 21, 2006

Disc-O-Rama: Tom Petty - Saving Grace

Tom Petty sigue en estado de gracia, y ya van seis discos seguidos. Desde el momento en que se alió con Rick Rubin, Tom Petty no ha dejado de entregar buenos discos, perdón ¿cuándo Petty ha entregado un mal disco? Si bien, la primera colaboración con Rubin, el segundo álbum en solitario de Tom Petty sin los Heartbreakers, Wildflowers (1994), era un disco en el que a pesar de ser en solitario, todos los Heartbreakers estaban allí, algo que como veremos más adelante es la tónica general de sus discos en solitario. La única diferencia respecto a los discos con su banda era el carácter más distendido e íntimo que transmite la grabación, y mantiene un nivel compositivo altísimo.

Tras éste llegó esa pequeña joya que es She's the One, (1996) ya con la banda al completo, una banda sonora maravillosa, para una película que ni de lejos se acercaba a la claridad de la banda sonora que la debía acompañar. Después de estos proyectos tan poco ortodoxos, Tom Petty volvió a la normalidad para poner sobre la mesa un disco impepinable, Echo (1999). De lo mejorcito de ese año, Echo era la vuelta a los discos llenos de canciones clásicas y enérgicas, no había tiempo para la intimidad, todo eran himnos para corear - Free Gril Now, I don't wanna fight, Room At the Top - .

Y entonces parecía que iba a llegar la crisis, el esperado resbalón del artista. Unos cuantos factores así lo demostraban, el abandono de Rick Rubin, más preocupado en hacer discos mediocres con los Red Hot Chili Peppers ( By The Way) que en producir a Petty y los suyos; y Tom Petty atacando a la industria musical y al estado del rock actual. Pero al final, a pesar de no mejorar lo hecho en Echo, mantuvo el nivel. Si bien Rubin no estaba, uno de sus principales esbirro, Geroge Drakoulias - ingeniero de todos los discos de Petty producidos por Rubin, y productor de Jayhawks y Black Crowes entre otros - ejercía las labores de productor. Asimismo, los arreglos orquestales corrieron a cargo de Jon Brion. Y Petty al final enfocó toda su rabia hacia la situación de la música en unas canciones urgentes y muy directas. The Last DJ (2002) no es, a pesar de lo que dice allmusic.com un mal disco, es el intento de uno de los mejores compositores de la Historia por hacer entender a su público hacia donde la industria musical está llevando al rock.

Ahora Tom Petty vuelve en solitario, sin los Heartberakers ( aunque Mike Campbell sigue por ahí, como siempre) y con Jeff Lyne de nuevo a los controles. Que el líder de la E.L.O., compañero de Petty, Dylan, Roy Orbison y George Harrison en The Travelling Willburys, y productor del primer disco en solitario de Petty - Full Moon Fever (1989) - da a entender una voluntad de volver en cierta forma a los inicios. Highway Companion (2006) bebe tanto de Wildflowers como de Full MoonFever. Por un lado, se repsira la simpleza y la intimidad del disco producido por Rubin, y por el otro la clara voluntad de dotar a las canciones de un empaque y de una perfección, de la que le faltaba a Wildflowers y le sobraba a Full Moon Fever.Highway Companion empieza a ritmo de rock y booggie con Saving Grace, y a pertir de ahí nos encontramos con todo lo bueno que tiene Petty, canciones intimistas y reposadas (Square One, Down South, Night Driver, Damaged By Love), y también los típicos hits rockeros marca de la casa, la ya mencionada Saving Grace, Flirting with Time, Jack, o Big Weekend.

En Highway Companion, como en Wildflowers gana el lado intimista de Petty sobre el rockero, no obstante, la querencia pop del mismo, obra de Jeff Lyne, lo hace más deudor del Full Moon Fever. A la espera del disco de Bob Dylan, este disco pasa a ser la mejor obra de rock clásico americano en lo que llevamos de año. Un disco a la altura de toda su obra, que sin aportar nada nuevo, presenta a un Petty más relajado e intimista que nunca, pero igual de efectivo que siempre.

Tom Petty - Saving Grace

Tom Petty - Highway Companion password: zinhof (vía zinhof)

1 comentario:

Chuzo Manuel dijo...

La verdad es que yo no tengo ni guarra de la historia de Tom Petillas, lo que sí es cierto es que lo poco que he escuchado de él es cojonudo: I need to know (no sé si se llama así) o Free falling son dos de las canciones que más me gustan de él. Se parece un poco en la forma de cantar a Bob Dylan, pero, gracias a cristo, Tom canta bien. No entiendo qué coño ve la gente en ese petardo de tío de Bob Dylan.