lunes, septiembre 04, 2006

Veronica Mars

Mi hermana de vez en cuando acierta cuando se trata de recomendar series, otras veces pierde el norte completamente (todavía no entiendo como no le pueden gustar Seinfield o Arrested Development y adorar O.C. y Everwood). Por eso, cuando me recomendó el visionado de las dos primeras temporadas de Verónica Mars me lo tomé con mucha cautela. Pero en esta ocasión no estaba del todo equivocada. Verónica Mars, más en la primera temporada que en la segunda, resulta ser una serie que, sin innovar de una forma radical, va más allá del simple entretenimiento.


Para ponernos en situación, la trama de la serie gira en torno a la labor que realiza Verónica Mars como detective privado para sus compañeros del instituto de Neptune. La chica es la típica rubia guapa, ideal para ser la reina del baile de graduación y la novia del capitán del equipo de fútbol. Sin embargo, el asesinato de su mejor amiga y al la vez hermana de su novio, la defenestran socialmente a ella y su familia. A ella por no dudar en apoyar a su padre, el sheriff del lugar que pierde su empleo por la forma en que ha llevado la investigación del citado homicidio, y a su madre, la cual parece tener un lío con el padre de la muerta, a marcharse del pueblo ( vamos el puro wild west). A partir de este momento, a parte de resolver pequeños casos, va a poner todo su empeño en averiguar quien cometió el asesinato de su amiga. Como se ve la trama no es nada del otro mundo. Conviene tener en cuenta que la historia es de Rob Thomas, apestoso cantante de Matchbox 20, (creo que también en solitario y con Santana). Por ahora todo son alicientes para ver la serie. No hay duda: Una historia ya vista y creada por un gilipollas.



No obstante, la dirección de Marcos Siega, y uno buenos guiones levantan la serie. Para quien no lo conozca; Marcos Siega es uno de esos directores de videos musicales que sobresalen sobre el resto. Entre otros ha dirigido videos de Weezer, como el que van al Show de los Teleñecos. El director lógicamente impregna a toda la serie de la típica estética moderniqui que se lleva hoy día. Verónica seria en el pasillo del “tuto” mientras toda la gente a su alrededor pasa en “Ffwd”; filtros de colores en la oficina del padre (por cierto el padre es Elliott el de Just Shoot Me – Dame Un Respiro en español -), en casa. En definitiva todo lo que necesita todo adolescente para sentirse atraído por la serie, más allá de lo cachonda que te ponga la protagonista, o los tío populares (si eres una tía), otrora amigos suyos, hoy archienemigos malvados. A toda esta estética hay que sumar que la trama, sobre todo en la primera temporada está tejida hasta el más mínimo detalle. Nada se muestra al azar y todo tiene un significado que más adelante será revelado. Ningún personaje de los que aparecen lo hacen al azar, todos van a aportar algo a los personajes principales, y sino a la trama.

Los diálogos de la serie son muy buenos. Rápidos certeros que sin llegar al nivel de velocidad y carga de las Chicas Gilmore, en algunos momentos resultan geniales. Demostrando, en definitiva, la pericia de los guionistas y la profanidad de algunos personajes. Por este motivo, no deja de llamar la atención que el ex de la Verónica no tenga unos diálogos buenos. Este dato me llevó a pensar que seguramente era retrasado mental, pero al final sólo resultó ser un epiléptico con instintos homicidas. Como se ve todo tiene un motivo en la serie.

Más allá de los diálogos y la historia, Verónica Mars está llena de referencias a otras series de televisión, más allá de ser el reverso real (dentro de los parámetros de la televisión norteamericana, por favor) de O.C. En Neptune hay pijos muy pijos, que son los populares del “tuto”, y luego están los hijos de sus sirvientes y empleados. Todo esto trae como consecuencia un clima, cuanto menos enrarecido; que en la segunda temporada se verá acrecentado debido a un desafortunado incidente con un cuchillo en manos de un pijo y el estómago de un miembro de la banda de latinos moteros.

Es esta división en dos bando en la escuela, el mejor recurso de la serie, ya que ponen siempre a la protagonista en le tesitura de elegir bando, bien con los pijos a los que antes pertenecía y que no dudaron en violarla tras haberla drogado ( pero en broma, vamos, que todos hemos visto los videos de la juergas locas americanas de canal 53), o con el resto, los cuales la siguen viendo como una pija camuflada esperando la mínima oportunidad para hacérselo con el capitán en la parte de atrás de su flamante descapotable.

Asimismo, la serie está llena de referencias al universo de Buffy la Cazavampiros, no sólo con la aparición de Allysson Hannigan y Carisma Carpenter, sino también por la aparición del propio Joss Whedon (creador de la serie de la rubia mata demonios), o por la simple idea de una rubia al margen de todos luchando por el bien. También hay referencias a Clerks, como la aparición de Kevin Smith tras el mostrador de una tienda. También es digno de mención la aparición de mis primos incestuosos favoritos. Sí. Hasta los niños Bluth, de mi adorada Arrested Development, aparecen en la serie. Es más hasta, Billy Gutenberg (si no sabes quien es, deberías dejar de leer esta página, ya que uno de los prerrequisitos para poder leerla es haber visto más de 10 veces Loca Academia de Policía. Las otras seis con tres veces mínimo, cada una, es suficiente) aparece como alcalde de Neptune, que busca de hacer de la misma lo que Gil hizo por Marbella, echar a lo pobres y a los feos, que en definitiva son los mismos.

La banda sonora como cualquiera de las series juveniles está llena de grupos de por lo que esta casa pierde muchas veces el culo, no hablo de los putos Dandy Warhols (aunque por la teclista si perdía yo los papeles), sino de gente como Spoon ( con cameo en el karaoke de Brito Daniela incluido), Postal Service, Air...
Si tienen tiempo no duden en ver las dos temporadas de esta serie, pasarán un buen rato, y en algunos momentos hasta les gustará mucho.

P.D. Este artículo llevaba imágenes pero tras tres días intentándo colgarlas, me doy por vencido. Puto Blogger.

9 comentarios:

Ford Fairlane dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ford Fairlane dijo...

Me ha gustado mucho este artículo, tron. Uno de los mejores. Aunque, a veces te atolondras...perdón por tocar los cojones, pero creo que deberías volver a leerte lo que escribes, porque te enlaberintas un poco.
¿Cómo se llamaba el blog de Florencia?
Bueno, un abrazo:
Ford Farlaine, detective rockanrolero

mesias dijo...

Como llevo diciéndote todo el verano, eso es televisión de niñas
¿Por qué no grabaría todos los episodios de Tutti Frutti?

weezermij dijo...

Hola Gold-The-Man!
Me meto en tu blog para leerte de vez en cuendo, y en ocasiones te traigo también algún vínculo disfrutable.
Alucina con este tio que se ha marcado versiones de los PIXIES tal y como las hubiesen interpretado: Elvis, Beach Boys, Hendrix...
http://norecomendable.blogspot.com/2006/07/los-pixies-en-la-mquina-del-tiempo.html

milveinticinco dijo...

ya lo había visotweezermij pero muhas graias de todas formas.

prencid dijo...

no seas cabron no tengo tan mal gusto. tanto oc como everwood estan mu bien las primeras temporadas y no las ultimas. x cierto no es rob thomas el de matchbox 20 el creador de veronica mars es otro rob thomas. asi q informate antes de incluir cosas en tu blog

milveinticinco dijo...

Prencid, O.C. y Everwood son igual de espatantosas que dwason crece, y todos esos culbrones de adolescnetes guapos y con problemas.

prencid dijo...

xo no dices nada de lo de rob thomas

milveinticinco dijo...

No digo nada, proque muchas veces la realidad debe parecerse a la ficción, a lo que uno piensa. Y es mucho más guay lo que yo creía que la realidad, así que se queda