martes, abril 24, 2007

Directo: Deerhoof + Joan As A Police Woman, Sintetika, 23/04/07

Los movimientos de izquierdas han tenido historicamente una gran importancia en Italia. Hoy día continúa siendo así. Italia es de los pocos paises que conozco que tienen supermercados en plan Carrefour que se funden sobre cooperativas comunistas.

En el campo de la cultura pasa lo mismo, si el Flog, el sitio emblemático de Florencia para ver música en vivo, es una cooperativa de trabajadores, el Sintetika da un paso más allá. Este local situado dentro de la Estación de Santa María de Novella de día es el comedor del sindicato de ferroviarios de estación y por las noche se transforma en discoteca. Chupate esa Sala Arena/ Heineken.

Ayer, fui a ese sitio a ver a Joan As A Policewoman y Deerhoof. Y la experiencia fue muy curiosa, ya que la fauna del local oscilaba de cuarentones comunistas que van a ese sitio porque hay que apoyar al sindicato, a modernos italianos (puede parecer una redudancia unir moderno e italiano, pero viendo a la gente allí, no lo es), jovenes turistas americanos buscando emborracharse en un club fashion mientras ven a un grupo del que entienden las letras, y yo con mi camiseta de Black Flag.

Joan As A Policewoman solo tiene un disco en el mercado (el entretenido Real Life) y todo su bagaje musical se reduce a haber formado parte de los Johnsons de Antony. Su concierto fue bueno, secundado por una bajista y un batería de calidad. En la hora que estuvo en el escenario tocó prácticamente la totalidad de su opera prima, y un par de temas nuevos. Si no hubiesen estado teloneando a Deerhoof habría llamado más la atención.

Poeuqe Deehoof es uno de los grupos más extraños que uno puede ver hoy en día, y practicamente pueden eclipsar a cualquiera. Son capaces en una misma canción de recordarte a Black Sabbath y al tema central de Ranma 1/2. Su habilidad instrumental es increible, piensen que no sólo tocan en compases disitintos al 4/4 sino que cambian continuamente, no dejan que uno asimile lo que acaban de hacer. El batería era increible, la bajista y cantante, a parte de ser una de las frontwomen mas naïve que he visto en mi vida, tocaba como si al bajo y a ella les quedaran dos semanas de vida y hubiesen decidido que lo mejor que podían hacer era irse haciendo mucho ruido. Y luego estaba el guitarrista. Qué puta distosión, el tío era como todo Sonic Youth en una sola persona, era la polla.

El concierto duró hora y cuarto y dió para todo: palmas con el público, coreografía sacadas de Bola de Dragón, ruido del que te la pone dura, pogo... Muy bueno.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Naïve...serás cabrón!!!!!

mesias dijo...

Doy gracias a Crom por NO haber estado allí. Naïve... hay que joderse.

Milveinticinco dijo...

pues pereparate porque hoy cuento más cosas parecidas, e incluso peores.