miércoles, septiembre 19, 2007

Frances Farmer will have her revenge in Babilonia


Hollywood was not yet a dirty word in 1916. It was just a junction of dirt roads, a solitary "Mission-style" hotel, some claptrap bungalows scattered in the orange groves, and the startling apparation of a Babylon orgy in full swing in the sunshine, smack on Sunset Boulevard.

Kenneth Anger, en la primera edición del Hollywood, Babilonia.

Se acabó Hollywood.
Howard Hughes, el día que vendió los estudios RKO.




De Hedda Hopper y Perez Hilton

Que no hay nada nuevo bajo el sol lo sabemos todos: en la música, los libros o en el cine todo parece comido, vomitado y engullido de nuevo. Lo único que cambia es el departamento de prensa que vende el producto. Al menos esta es una de las reflexiones que he extraído de la lectura de los dos volúmenes de Hollywood Babilonia que Kenneth Anger escribió sobre Hollywood. Más allá de las historias morbosas de los actores de Hollywood que cuenta, el enfoque que plantean los libros (más el primero que el segundo) es una crítica contra todo ese mundillo. Tienen la misma importancia las visicitudes pedófilas de la vida amorosa de Chaplin que la ruin cobertura que se dio a la vida de Frances Farmer. Anger realiza una gran crítica de la sociedad del espectáculo por antonomasia, la de la Gran Ilusión y el Séptimo Arte. Ataca a todos los miembros de esa sociedad, y no sólo a los actores, como un modo de exponer la realidad que yace bajo todas las columnas de cotilleos de la época e investigaciones corruptas. Y la situación actual sigue siendo la misma, los mismo periodistas como defensores de la moralidad en público que por la noche tornan en los villanos a los que critican.

Sobre Vinnie Chase, High School Musical y Bobby Driscoll

Al mismo tiempo que devoraba Hollywood Babilonia visionaba impacientemente Entourage: una serie de la HBO en la que intentan reflejar (porque no lo olvidemos la realidad siempre es más sucia que la ficción) los entresijos del Hollywood actual: cómo se llega a hacer una película, su promoción... Más allá de la calidad de la serie (entretenida) deja entrever que los males que asolaban Hollywood no sólo perviven sino que han aumentado: todo el mundo quiere ser parte de esa sociedad. Donde antes teníamos a Bobby Driscoll el actor prodigio hundido en el mundo de las drogas, ahora tenemos las fotos que la protagonista de High School Musical se hizo desnuda para mandarselas al protagonista de High Schoo Musical. Antes se veía la muerte de mafiosos como Johnny Stompanato a manos de la hija de Lana Turner, hoy tenemos la lucha de Britney por la custodia de sus hijos mientras vemos su ocaso como estrella en vivo en directo y en Alta Definición.

Es un nuevo mañana pero el tiempo sigue siendo el mismo.

3 comentarios:

javi dijo...

Mira por dónde, hoy he estado escuchando la canción de Nirvana de "Frances Farmer"...
Menuda parra de blog hoy, ¿no?
Pero me ha gustado.
Abur

Milveinticinco dijo...

creo que se me ha ido un poco la pinza con esto, pero llevaba 15 días dándole vueltas a todas esto, pensando que quería escribir algo. Al final lo he hecho y ya me ocupo d otras cosas.

Creo que esta findesemana me voy a una rave a un estación de tren abandonada. tengo que hablarlo luego, a ver si sale el plan.

Don Hilarión dijo...

Piense ahora en Bill Murray y el númmero 3, MMXXV.