martes, febrero 05, 2008

Discos Internacionales del 2007 (V)

Con Trees Outside The Academy Moore presenta la sorpresa del año. Al menos yo no me esperaba que el guitarrista de Sonic Youth, después de la concrección y la efectividad de Rather Ripped, publicrara este disco. Creía que se iría por derroteros experimentales y ruidistas, para desengrasar un poco después de tan buen rock. Sin embargo, Moore nos presenta un disco que suena como la banda madre pero desenschufada (todo lo desenchufado que puede sonar un disco con Moore y J.Mascis a las guitarras): como si hubiese hecho un disco con los descartes de Rather Ripped. Trees Outside The Academy por momentos suena íntimo (por ahí he oido decir que es un disco folk) pero es un mucho más que eso. Es más, no es la dosis anual que los fans de Sonic Youth necesitan, es el disco que puede hacer que recuperes la fe en la juventud sónica.

Estos señores han dejado a un lado la fiereza que se respiraba en algunas de sus composiciones anteriores (aquí no van a encontrar un Lit Up o un Abel), pero poco importa. Boxer es un disco lleno de emociones, triste, oscuro, pero a la vez lleno de esperanza. No hagan caso a los que les comparan con Interpol o Editors, aquí van a encontrar mucha más sustancia que en esos dos emulos de Joy Division. Boxer es mucho más que un disco hecho por unos discípulos de Tindersticks. Escuchen Mistaken For Strangers, o Start A War, no pueden negar que son canciones atemporales.

Ponganse en su situación: acaban de conseguir un éxito masivo con el disco anterior, pero tampoco es algo que estuvieran buscando; el guitarrista de los Smiths se ha unido a la banda. En definitiva todos los ojo puestos sobre tí para que te pegues el batacazo, esencialmente artístico. Y van ellos y sueltan este disco. Donde la huella de Johnny Marr no
se siente, donde es el vocalista de los Shins es el que da el contrapunto, donde todo suena como un hit potencial si fuera tocado por otra banda, donde suenan más oscuros que nunca, donde Brock aulla más que nunca, pero a la vez se oyen más detalles y mejores arreglos. Modest Mouse se presentan en este disco como lo que son, sin aspirar a ser más, pero tampoco menos.

El mejor debut del año. Un disco que más allá de toda la expectación y suspicacias levantadas ha sido de lo más significativo este año. No voy a negar que he necesitado mucho tiempo para entrar en el universo de Klaxons, y que todavía me llena de dudas sobre su valía, sin embargo tras revisar los discos que más he escuchado este año, este está entre ellos. Por algo será. Para disfrutar de este disco, lo mejor es olvidarse de su entorno, y dejarse llevar por Golden Skans (una de las mejores canciones de año), Two Receivers , Magick, o It's Not Over Yet: más allá de las maquinitas, la ciencia ficción y Lady Di, aquí lo que hay es pop.




Segundo disco, tras la expectativa y parcial decepción del primer disco. Y repite los mismo esquemas; música de baile, punk-funk, kraut-rock, de nuevo Brian Eno, otra vez The Fall. Nada nuevo que no le hubiesemos escuchado antes. Entonces, ¿por qué es tan bueno este disco? ¿qué tiene que hace que todo el mundo esté perdiendo el culo por él? James Murphy ha mejorado la formula que del debut de dos formas. En primer lugar, este disco LCD Soundsytem suenan más a banda. Son la orquesta de baile de Siglo XXI. Y además han mejorado las composiciones notablemente. Piensen en All My Friends, canción que todo el mundo está encumbrando como la mejor canción del 2007, sientan el piano repetitivo, escuchen la letra, vean esa mezcla de esperanza y melancolía, la canción ideal para cualquier ocasión. Sound Of Silver se lo pone muy dificil a LCD Soundsytem, pocos disco al año contienen canciones tan buenas, y que además te permiten bailar como un poseso.

2 comentarios:

drzito dijo...

Totalmente de acuerdo sobre The National. Aunque flojee un poco al final, guarda autenticas gemas. Si Joy Division volvieran, compondrian Mistaken for Strangers.

Milveinticinco dijo...

Lo de The National es algo que me quedé con ganas de decir en los comentarios de su blog cuando se empezó a habalara hace poco de Interpol, editors y She Wants Revenge. Todo esos grupos me parecen demasiado planos, copian de Joy Division la voz de Curtis y se olvidan del resto. De lo que de verdad importa